Guia de los perplejos (Maimonides)(Capitulo 1)

C A P Í T U L O I

EN QUE SENTIDO SE DICE QUE EL HOMBRE FUE HECHO A IMAGEN (SELEM) Y SEMEJANZA (DEMUT) DE DIOS

Algunos opinan que el término hebreo selem debe interpretarse como forma y figura de una cosa, y esto les lleva a creer en la corporeidad del Ser Divino, pues piensan que las palabras “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza” (GEN. I, 26), dan a entender que Dios tenga forma de ser humano y que sea, por consiguiente, corpóreo. Los que se aferran a esta opinión, piensan en Dios imaginándoselo como si tuviera cuerpo, con cara y miembros, parecido a ellos, sin admitir otra diferencia, sino que El les excede en grandeza y esplendor, y que su substancia no es carne y sangre.

En el curso del presente Tratado, (parte segunda, cap. I), probaremos cumplidamente la incorporeidad del Ser Divino, y Su unidad, en el recto sentido de la palabra —pues que no hay verdadera unidad sin incorporeidad—. En este Capítulo intentamos solamente aclarar el significado de las palabras SELEM, imagen, y DEMUT, semejanza.

Yo sostengo que el término que en hebreo equivale a la palabra “forma”, en su acepción ordinaria de figura o apariencia de una cosa, es TOAR. Así, hallamos que José “era de hermosa figura y apariencia” (GEN. XXXIX, 6). Aplicase también a las figuras que produce el humano esfuerzo, tal como “y él trazó su forma (TOAR) con el compás” (ISA. XLIV, 13). La palabra no es aplicable a Dios.

En cambio el término SELEM, significa la forma específica o Idea, la esencia de una cosa, aquello por lo que la cosa es lo que es. En el hombre, la forma o Idea es aquel elemento que le otorga percepción
humana, y, en razón de su percepción intelectual, se emplea la palabra SELEM en el versículo: “Lo creó a semejanza (SELEM) de Dios” (GEN. 1, 27).
Empero, pues que tenemos que admitir que este vocablo se halla para hablar de los “ídolos”, refiriéndose a su figura externa, SELEM ha de ser, o un homónimo, o un término híbrido que denote a un tiempo la forma específica o Idea, y la figura exterior atañente a las dimensiones y configuración de los cuerpos materiales. Pero, en la frase “hagamos al hombre a nuestra “semejanza”, significa la “forma específica del hombre”, esto es, su percepción intelectiva, y no su forma externa o figura. Con esto hemos declarado la diferencia que hay entre SELEM y TOAR, y elucidado el sentido que se da a la palabra SELEM.

DEMUT deriva del verbo DAMAH, “ser semejante a”. Expresa también conformidad a alguna relación abstracta, como cuando se dice: “Yo soy como pelícano en el desierto” (PS. CII, 7), donde el autor no se compara al pelícano por las alas y por las plumas, sino por la tristeza. Y también “ningún árbol de los que había en el jardín del Señor podía asemejarse a él en belleza” (EZEQ. XXXI, 8), donde la comparación se refiere a la idea de lo bello. De igual manera se usa la palabra, cuando se dice “a manera de un trono” (EZE. I, 26), donde la comparación se refiere a la grandeza y a la gloria, y no a la forma, anchura y longitud del trono.

Como lo que distingue al hombre es la propiedad de la percepción intelectiva, que no posee ninguna otra criatura de cuantas hay sobre la tierra, y como al ejercitarla no se vale de sus sentidos, ni mueve sus pies o sus manos, esta percepción ha sido comparada a la percepción divina, que no necesita de órgano corporal alguno.

Y es en este sentido, y a causa de la Inteligencia Divina con que ha sido dotado el hombre, por lo que se dice que ha sido hecho a imagen y semejanza del Todopoderoso; pero alejemos de nosotros la opinión de que el Ser Supremo sea corpóreo o tenga forma material.

INDICE

2 respuestas a Guia de los perplejos (Maimonides)(Capitulo 1)

  1. Jovanny Flores dice:

    deseo recibir estas enseñanzas para ser edificado por ellas, la guia de los perplejos

  2. Bien dices tú….porque un hombre sin inteligencia (en sentido de inteligencia usada por el conocimiento adquirido) no es un hombre en el sentido estricto. Un hombre, de cualquier nacionalidad, abandonado en el bosque, terminará asimilándose., asemejándose a los animales (Como los niños-lobo o los niños-perros que no hablan sino que emiten sonidos guturales y se comportan igual que los animales con los que forman manada).
    Por lo mismo, el antiguo Dios sumerio ENKI dice a los suyos; “SUJETAD SOBRE ELLA (ENTIÉNDASE EL HOMBRE RECIÉN CREADO, específicamente sobre su cabeza)….. LA IMAGEN >>SELEM<< DE LOS DIOSES". Por ello, para hacerlos semejantes a los dioses, era necesario crearlos a imagen, o sea, darle el conocimiento para comportarse como seres humanos civilizados y, en cuanto a conocimiento, me refiero a los gramaticales (para poder comunicarse) morales (el árbol del bien y el mal) y, lo más practico, el necesario para sobrevivir y poder alimentarse como y que cultivar, sembrar, pastorear etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: