Haftara Nitzavim-Vaielej


Yishaya 61:10 – 63:9

“Me regocijaré intensamente con Hashem, mi alma se llenará de alegría con mi D­os.” (61:10)

Nuestros sabios nos enseñan que “una persona está obligada a hacer una bendición por una adversidad así como lo hace por algo bueno”. (Berajot 54) Sin embargo esto es solo cuando la desventura le pasa a uno mismo. Pero cuando la desgracia recae sobre el vecino, está prohibido regocijarse. De hecho, la persona está obligada a solidarizarse con el vecino y entender su dolor.

Esta es la intención de este versículo: “Yo me regicijaré intensamente con Hashem…” Cuando yo percibo a Hashem a través del aspecto de Su Misericordia, cuando El me bendice con una abundancia de bondad revelada, entonces puedo tanto regocijarme como darle a otros razón de regocijo.

Sin embargo cuando percibo a Hashem através del aspecto de Su Juicio -“mi alma se llenará de alegría con mi D­os”- cuando la aflicción me sobreviene, solo a mí se me permite ‘alegrarme’, pues “una persona está obligada a hacer una bendición sobre una adversidad así como lo hace sobre algo bueno.” Pero cuando el infortunio le llega a otros, entonces no solo me está prohibido alegrarme, sino que debo buscar todo medio de solidaridarme con ellos en su pérdida.

(Avodat Israel en Mayaná Shel Torá)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: