Leyes y Costumbres (Ayuno 9Av)

En luto por la destrucción del Templo y el exilio de Israel,  nos abstenemos de comer, beber, bañarnos, usar calzado de cuero, y  mantener relaciones conyugales durante la noche y el día del 9 de Av.  Es costumbre sentarse en el piso o en un asiento bajo hasta después del mediodía. El estudio de Torá se restringe a leyes de luto, pasajes que describen la destrucción del templo, o similares. El tefilín se utiliza solamente durante los rezos de Minjá por  la tarde. Consulte una autoridad Halajica para más detalles sobre este día.

La víspera del 9 de Av

Hacia el final del día, se debe comer la “comida final” – Seudat Hamafseket. En esta comida, uno no debe incluir dos tipos de alimentos cocidos aunque que sean de la misma variedad – por ejemplo: dos clases de fideos. Aunque el alimento sea generalmente comido crudo.

– La costumbre es comer un huevo hervido o lentejas en la comida final en demostración del luto. Uno no debe comer otro alimento cocido y puede saciar su hambre con pan, productos lácteos, o fruta. Algunos acostumbran a comer un pedazo de pan sumergido en cenizas.

Es costumbre comer la comida final sentado en el piso o en un taburete bajo. Según la Cábala es correcto colocar una estera o un paño para no sentarse directamente en el piso. No es necesario quitarse los zapatos antes de comer la comida.

Después de la comida final, si todavía no se puso el sol, se puede continuar comiendo – con la condición que no haya aceptado el ayuno sobre si. Sin embargo, si decidió no comer más porque estaba lleno, se puede comer nuevamente puesto que no se había propuesto aceptar el ayuno todavía. Es apropiado declarar o pensar específicamente, aquél no ha aceptado el ayuno hasta puesta del sol.

El estudio de Torá esta prohibido en Tisha BeAv, como dice el versículo (Salmos 19:9): Los estatutos de Di-s son correctos, regocijan el corazón, y quién está de luto no debe regocijarse. Es costumbre refrenarse de estudiar Torá desde el mediodía de la víspera del 9 de Av.

Hay quienes acostumbran a comer una comida completa – sin carne o vino – temprano por la tarde [antes de la comida final] para preparase para el ayuno.

Esta costumbre también sirve como conmemoración del carácter festivo de la víspera Tisha Beav y de 9 de Av mismo durante el período del segundo Beit Hamikdash. Durante este período, los cuatro días de ayuno que conmemoran la destrucción del primer Beit Hamikdash eran celebrados como días de fiesta, y la gente comía, bebía, y se regocijaba incluso en 9 beAv. A pesar de que actualmente no somos merecedores del consuelo de la reconstrucción del Beit Hamikdash, esta comida demuestra nuestra fe y anticipación en la redención.

Los rezos de la tarde son recitados más temprano, para dar tiempo para la comida final, y Tajanun (Confesión) se omite ya que el versículo (Lamentaciones 1:15) refiere a 9 de Av como día de fiesta.

En la víspera de 9 de Av no se deben hacer paseos para no llegar a la risa y a la frivolidad.

Tres personas no deben comer juntas la comida final. Y si ya lo hicieron así, no deben recitar Zimun juntos.

Se puede comer tanta fruta fresca o vegetales como desee durante la comida final, aunque algunos no comen ensaladas como guarnición. Se puede beber té o café.

Cualquier alimento que consista en dos variedades que se cocinen generalmente juntas en una olla se considera un solo plato cocinado. Los piadosos, sin embargo, comen solamente un pedazo de pan seco con sal y un vaso de agua. El Talmud (Ta’anit) 30ª nos cuenta:

Ésta era la costumbre del R. Yehudah bar Ilai: En la víspera de 9 de Av le traían un pedazo de pan seco y salado y él se sentaba junto horno [el lugar menos atractivo de la casa (Rashi)] y lo comía junto con una taza de agua, como si un ser querido estuviera muerto ante él.

Las leyes del 9 de Av

Hay cinco cosas prohibidas en Tisha BeAv:

1-Comer y beber

2-Lavarse

3-Untarse cremas o aceites

4-Usar zapatos de cuero.

5-Mantener relaciones conyugales.

No hay diferencia entre la noche y el día. Se puede comer hasta la puesta del sol en la víspera del 9 de Av; el crepúsculo se considera noche y se prohíbe.

Todos deben ayunar en Tisha BeAv, incluyendo mujeres embarazadas y madres que deben amamantar. Quién esta enfermo, sin embargo, puede comer aunque su enfermedad no ponga en riesgo su vida. Sin embargo, una persona enferma debe refrenarse de comer delicias y debe comer solamente lo absolutamente necesario para su bienestar físico.

Si Tisha BeAv cae domingo y una persona enferma necesita comer durante el ayuno, debe recitar Havdalá antes de comer [Ya que Havdalá no fue recitado la noche anterior debido a Tisha BeAv].

– Uno puede no enjuagar su boca en Tisha BeAv hasta el final del ayuno.

– lavarse por placer esta prohibido tanto con agua caliente o fría. Sin embargo, si sus manos están sucias, puede lavarlas. Puede lavarse las manos sobre al levantarse por la mañana como se hace a diario, así como después de usar el baño. Sin embargo, no puede lavarse la mano entera sino solamente los dedos. Mientras los dedos siguen húmedos, se puede limpiar los ojos con ellos. Si los ojos siguen sucios, puede enjuagarlos como lo hace normalmente.

– Al cocinar y en la preparación del alimento, se puede lavar el alimento ya que la intención no es lavarse las manos.

– La prohibición de usar zapatos se aplica a los de cuero. Los zapatos hechos de tela o caucho pueden ser utilizados. Sin embargo, si están recubiertos por cuero o si tienen suela de cuero, no pueden ser usados. Si uno está caminando en un área de espinas o en un área poblada de gentiles [donde su aspecto sería puesto en ridículo], se puede usar zapatos regulares en ese lugar.

-Esta permitido bañar a un bebé y aplicar aceites o cremas a su piel como lo hace una normalmente.

– Todas las prohibiciones mencionadas son aplicables desde la puesta del sol de la víspera de Tisha BeAv hasta el final del ayuno.

Según lo mencionado anteriormente, el estudio de Torá se prohíbe en Tisha BeAv ya que el estudio de Torá trae alegría a la persona. Sin embargo, se permite estudiar el III capítulo del tratado talmúdico Moed Katan que trata sobre las leyes del luto y del excomunicación. También puede estudiar el Midrash sobre el Libro de Eija (Lamentaciones) con sus comentarios; y Job con sus comentarios, porque estos textos despiertan un sentido de dolor en el lector. Uno puede también estudiar los capítulos de la advertencia y las calamidades registradas en Jeremías; sin embargo, debe tener cuidado de saltear los versos que hablan del consuelo. También puede estudiar hagadá sobre la destrucción de Jerusalén en el tratado de Guitin.

– No se debe saludar a un amigo y preguntarle cómo está en Tisha BeAv, no debe incluso decir “Buen día.” Si es saludado por un amigo, sin embargo, puede responderle, para no causar molestias, pero en voz baja. También se prohíbe enviar regalos en Tisha BeAv.

– Es costumbre en Tisha BeAv refrenarse de hacer cualquier trabajo que tome mucho tiempo, porque la concentración en tal actividad distrae a uno del sentido del luto. Debe refrenarse de este tipo de trabajo desde la noche de Tisha BeAv y hasta el mediodía siguiente. Después de mediodía, no se prohíbe trabajar, pero es mejor cuidarse de no hacerlo hasta el fin del ayuno.

– Desde la noche de Tisha BeAv hasta el mediodía siguiente, debe sentarse en el piso o en un taburete menor a tres palmos (24 centímetros) de alto.

– Debe evitar caminar por las calles o el mercado para no entrar en charlas banales y distraerse así del sentido del luto. Debe evitar las actividades que conduzcan a la frivolidad.

– Algunos observan la costumbre de no dormir sobre una cama en Tisha BeAv; en su lugar duermen en colchones colocados en el piso. De todos modos, se deben variar los hábitos al dormir; por ejemplo, si generalmente uno duerme con dos almohadas debe utilizar solamente una. Algunos colocan una piedra debajo de la almohada o el colchón para recordar la destrucción.

– Es costumbre comenzar a preparar el alimento después de mediodía.

– No se debe oler perfumes o especias en Tisha BeAv, ni fumar en público.

– Uno no debe usar la ropa fina en Tisha BeAv aunque que la ropa no sea nueva.

– Muchos observan la costumbre de lavar los pisos y limpiar las casas después del mediodía en Tisha BeAv, como anticipación de la Redención. Por otra parte, es tradición que el Mashíaj nació en Tisha BeAv.

Se dice que quién come o bebe en Tisha BeAv (sin tener excusa por razones de salud) no merecerá ver la alegría de Jerusalén. Y quien esta de luto merecerá ver el regocijo de Jerusalén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: