Parasha Matot-Masei (Comentarios)

“Mil de una tribu, mil de una tribu” (31:4)

Más escurridizo que el Monstruo del Lago Ness o el Yeti, existe una especie llamada “Self Made Man” (el Hombre que se Hizo a Sí Mismo). Abundan informes relativos a su existencia, pero hasta la fecha, no se lo ha podido identificar en forma absoluta. Los miles de casos en que se creyó haberlo avistado no fueron más que simples expresiones de deseo.

Analicemos uno de esos informes:

Morris es uno de los magos de los negocios más grandes de Wall Street. Presidente de la Compañía Súper Financiera International, una de las 500 empresas más exitosas segun la revista Fortuna. Pero ¿realmente fue Fortuna la que le permitió llegar al tope? ¿O el éxito vino de otra parte?

Es muy fácil darnos una palmada en los hombros, felicitándonos por lo astutos que fuimos. Pero para poder mantener una perspectiva verdadera del sitio de dónde verdaderamente proviene nuestro éxito, necesitamos que alguien nos lo recuerde constantemente.

En la Parashá de esta semana, la Torá nos dice que por cada mil soldados que salieron a luchar para el pueblo judío, otros mil permanecieron en Eretz Israel, rezando por ellos. En otras palabras, por cada soldado que fue enviado al frente, hubo otro “soldado” responsable de rezar por su hermano.

Podríamos pensar que esa medida se tomó para ofrecer más protección a los que estaban en el frente. Sin embargo, la verdadera razón fue que los que estaban luchando no debían hacerse ninguna ilusión respecto de dónde provenía en verdad su éxito. No fue por la fuerza y el poder de su propia mano que lograron salir victoriosos de la batalla, sino que su éxito, como todo éxito, provino de Hashem, el Hacedor del “Self Made Man”.

(Basado en Rabí Jezkel Levenstein, oído de boca de Rabí Yehoshua Bertram)

“Moshé les habló a los jefes de las tribus de los israelitas” (30:2)

Matot y Masei son dos Parashiot que muchas veces van unidas, pero cuyos nombres significan lo contrario.

La palabra “maté“, cuyo plural es “matot”, significa una “vara”. Una vara es algo inerte, que se corta del árbol donde creció. Dejó de tener el poder de seguir creciendo, y de crear nueva vida. Siempre permanecerá igual que ahora. Estática e invariable.

Masei (del verbo “viajar”) es exactamente lo contrario. Es la esencia misma del dinamismo, del desarrollo, y del crecimiento. Porque los viajes son el paradigma del progreso…

En realidad, esta yuxtaposición de Matot y Masei es un símbolo de la Torá misma. La Torá tiene la capacidad de tomar lo inerte y darle vida: de tomar la vara de Aarón y hacer que florezca. De transformarla en una serpiente.

Una simple vara inerte se transforma en el instrumento de las grandes señales y maravillas que se obraron en Egipto, de la división del mar. Una simple vara inerte se transforma en el símbolo del comienzo de la vida para el pueblo judío. La transformación de la vara sin vida, el Maté, produce el progreso y el futuro eterno, los Masei, a los viajes de los israelitas a través de la historia.

(Basado en Rabí Shlomo Yozef Zevin)

“Estos son los viajes de los israelitas, que salieron de la tierra de Egipto… guiados por la mano de Moshé y Aarón” (33:1)

Nada que haya sido creado por mano del hombre puede durar eternamente. Las estatuas se derrumban; la poesía se olvida. No hay nada que dure por siempre. Por ese motivo, la redención de Egipto no fue algo definitivo, pues llegó “por la mano de Moshé y Aarón”, y, a pesar de su elevadísimo nivel espiritual, no eran más que seres de carne y hueso.

Por eso, era inevitable que el pueblo judío fuera sometido a otros exilios, pues su Exodo de Egipto fue mortal y terrenal, y, por lo tanto, incompleto.

“Estos son los viajes de los israelitas…” Estos son los viajes del exilio que los israelitas realizarán en la larga noche de la historia, porque “salieron de la tierra de Egipto… guiados por la mano de Moshé y Aarón” . Sin embargo, cuando el Propio Hashem redima a Su pueblo, con toda Su Gloria y Su Majestad, la redención no contendrá ningún elemento de imperfección humana, y, por lo tanto, será absoluta y eterna.

(Kutanot Or in Mayana shel Torá)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: