Parasha Jukat (Comentarios)

“Este es el precepto de la Torá…” (19:2)

La Mitzvá de la Pará Adumá (vaca roja) es de todos los preceptos, el que más desafía al entendimiento humano.

Si se nos pregunta por qué comemos, contestaríamos que debemos comer para vivir. Si nos preguntan, por qué comemos pan y no piedras, contestaríamos que las piedras no contienen los nutrientes necesarios para vivir, pero la razón por la cual el ser humano necesita estos nutrientes, y la razón por la cual no podemos extraerlos de las piedras, no podríamos explicarlo, por que sólo Dos lo sabe.

Aunque comemos para vivir, Dos creó el mundo de tal manera que nuestra comida también tiene un aroma y sabor agradable.

Pero este gusto nunca debe ser confundido con nuestra razón de comer.

Las Mitzvot son la comida espiritual para la Neshamá (alma). El saber por qué o cómo una Mitzvá particular sostiene nuestra alma, está tan lejano de nosotros como el saber la razón por la cual una proteína en particular sostiene nuestro cuerpo. Dos quizo que las Mitzvot sean gustosas para nosotros, por eso les puso sabor – ideas y lecciones- eso podemos entender. Sin embargo, nunca debemos confundir el sabor de la Mitzvá con su razón verdadera, así como nunca debemos comer meramente para satisfacer nuestro deseo.

Adaptado de Shiurei Biná, Rabbi Zev Leff

“…Una vaca roja íntegra”(19:2)

El Talmud relata la historia de un no-judío, Dama ben Netina, quien poseía una joya preciosa necesitada para reemplazar una piedra perdida de la pechera del Cohen Gadol. Los Sabios fueron a él y le ofrecieron una fortuna por la piedra, pero él no se las iba a vender porque la llave de la caja de seguridad en donde estaba la joya, estaba bajo la cabeza de su padre que dormía. El no iba a despertar a su padre, aún por la fortuna de un rey.

Puesto que él estaba dispuesto a dejar tanto para honrar a su padre, fue recompensado de tal manera que una vaca roja nació dentro de su ganado, y vendió este animal a los Sabios por la misma suma que había rechazado antes.

Talmud, Kidushin 31a

“…Una vaca roja íntegra” (19:2)

Por qué en la historia anterior, Dama ben Netina fue recompensado especificamente con una Pará Adumá que nació entre su ganado?

El rol del Pueblo Judío es ser una nación de sacerdotes y personas sagradas, destacándose del resto de las naciones por su ejemplar comportamiento. Así, cuando Dama ben Netina un no-judío, demostró tal auto-sacrificio para honrar a su padre, despertó una acusación en las cortes celestiales en contra del Pueblo Judío, ya que aquí había un no-judío que tenía una devoción para la Mitzvá de honrar a los padres por lo menos igual a la de los judíos, y entonces dónde estaba el ejemplar comportamiento del Pueblo Judío?

La vaca roja que fue comprada por los Sabios demostró que aunque Dama ben Netina fue capaz de dejar una fortuna por una Mitzvá que la lógica dicta, el Pueblo Judío es capaz de dar una fortuna similar por una Mitzvá que está infinitamente más allá de la lógica humana, simplemente porque es la Voluntad de Dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: