Haftara Bahaalotja

Zejaria 2:14 – 4:7

“Pues he aquí que te traeré a mi siervo, el floreciente” (3:8)

Si bien hoy da la impresión de que el remanente de la majestad de la Casa Real de David se ha esfumado, no obstante, la raíz sigue viva, oculta y latente.

Inmediatamente antes de la llegada del Mashíaj, habrá una confusión tremenda en el mundo, y dará la impresión de que todo se ha dado vuelta. El orden natural se pondrá patas para arriba: los ancianos se inclinarán ante los jóvenes. La fealdad será llamada “belleza” a viva voz, y lo verdaderamente bello será catalogado de “sin atractivo”. El barbarismo será ensalzado como “la nueva cultura” y la cultura verdadera será considerada sin ningún valor.

Crecerá continuamente el hambre del consumismo y la codicia de bienes materiales, y cada vez tendrá menos con que satisfacer su voracidad.

Finalmente, Esav-el Materialismo se volverá tan rapaz que se transformará en su propio ángel de la muerte. Literalmente se consumirá a sí mismo y se vomitará a sí mismo.

Sin embargo, de toda esta decadencia, florecerá la línea de David, como una planta que brota de un pedazo de tierra seco. Habrá tres guerras de confusión, y luego, en el momento designado, el Mashíaj hará su aparición como un majestuoso árbol que brota del terreno yermo, un árbol cargado de frutos, que se revela ante todos.

Malbim, Or Yesharim en la Hagadá Migdal Ader Hajadash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: