Parasha Naso (Comentarios)

TODO QUEDA EN FAMILIA

“Todo hombre cuya mujer se descarriare…..” (5:12)

Hace cien años, nació una idea excepcional en una brillante mente judía. Era algo así: el hombre está separado de su vecino por una inmensa división, una brecha insalvable denominada “propiedad individual”. Si yo soy dueño de algo, significa que no lo puedes tener tú. En cierto sentido, mi posesión de un objeto te lo está “robando”. La propiedad es robo. Y si pudiésemos crear una sociedad en la que todos poseyeran algo, nadie le tendría envidia a nadie. Lo que hace falta es redimir el Capital de las manos de la élite dominante y devolvérselo al pueblo.

El ideal comunista dio origen a distintos experimentos sociales, entre los cuales tal vez el más famoso haya sido la “granja colectiva”. Todos comían en un comedor comunitario, y cada miembro de la colectividad debía cooperar con lo que pudiese y tomar únicamente lo que necesitaba.

Probablemente, la aplicación más famosa y más exitosa del concepto corporitario haya sido el movimiento de los kibutzim en Israel. Sin embargo, hubo otros países en los que la idea también se arraigó fuertemente. En China, por ejemplo, cada comunidad contaba con una unidad económica y administrativa que controlaba la fuerza de trabajo y todos los medios de producción. Dicha unidad proveía el manejo centralizado de la industria, el comercio, la educación, la agricultura y los temas militares. Al vivir en forma comunitaria, los trabajadores llevaban a cabo tanto tareas industriales como agriculturales, y además mantenían una unidad militar. Todo era comunitario: las guarderías, los baños, las peluquerías, etc. etc. Los salarios y las gratificaciones eran controladas por el estado. Todos los productos se comercializaban a través de las agencias del estado.

Seguramente, les debió haber parecido un sueño utópico.

Pero ¿qué le pasó a ese sueño? Hoy en día, los últimos vestigios de la granja colectiva se han transformado en empresas capitalistas, o bien agonizan. ¿Por qué falló esta idea tan noble?

Un aspecto inevitable de la vida colectiva fue la reevaluación del papel que juega la familia. En vez de dormir bajo el mismo techo con sus padres, ahora los hijos dormían en dormitorios especiales. Quién sabe quién le respondía al niño pequeño que a medianoche se despertaba gritando: “¡Mamá! ¡Tráeme un vaso de agua!”. ¿Cómo se va a comparar a la supervisora del dormitorio con la madre de un niño?

En la parashá de esta semana hay un concepto muy extraño.

En medio de la descripción de la organización del majané, el campamento judío, se produce una interrupción aparentemente ilógica en la que la Torá introduce, junto con otras mitzvot, la mitzvá de la sotá. La sotá es la mujer cuyo comportamiento ha provocado que su marido sospeche que es infiel. La Torá prescribe el milagroso proceso a través del cual, en caso de demostrarse su inocencia, se ganaba la confianza absoluta de su marido. Pero ¿qué tiene que ver la sotá con el campamento judío?

El majané era el paradigma de la futura estructura social  del pueblo judío. El majané representaba a la sociedad judía tal como habría de vivirse a lo largo de las generaciones. La Torá interpone la mitzvá de la sotá en medio de la descripción del majané para enseñarnos que la armonía de la sociedad en general debe ir precedida por la familia unida y feliz.

La familia constituye la base fundamental de la sociedad. Cuando se corrompe su delicado equilibrio, cuando se trata de hacer que conforme a los conceptos artificiales de una vida utópica, inevitablemente esos experimentos serán de corta duración y terminarán por desaparecer.

Ramban, Rabí Moshe Eiseman, según oímos de boca de Rabí Moshé Zauderer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: