Parasha Tetzave (Comentarios)

“Y Aarón quemará sobre ese altar incienso de especias cada mañana cuando limpie las lámparas” (30:7)

¿Usted desea venderle algún producto a la gente? Gaste millones de dólares en campañas de publicidad! Haga avisos en la televisión cada hora! Contrate un avión que escriba en el cielo!

Todo esto funciona a las mil maravillas… cuando el mensaje es falso. Tal vez las rayas rojas del dentífrico no le dejen los dientes tan blancos, después de todo… Tal vez no pierda esos veinte kilos de más porque se dedique a comer únicamente los nuevos cornflakes bajas calorías… Pero cuando el mensaje es la Verdad, no hay necesidad de hacer tanto ruido… La verdad sabe venderse sola.

En el Beit ha Mikdash, el servicio de la quema de incienso, el ketoret, se realizaba en privado, lejos de los ojos del público… pero su aroma podía sentirse hasta en Jericó, a más de veinte millas de distancia!

Cuando una persona dedica todos sus esfuerzos a vivir la vida como corresponde, en conformidad con la Torá, entonces, aunque no publicite sus virtudes, la gente buscará acercarse a él. Aunque toda su vida sea conducida con modestia, sus actos irradiarán su pureza interior y su santidad como un faro.

Basado en Rabí Moshe Feinstein zt”l

“Y ahora mandaréis a los israelitas…” (27:20)

1) Desde el momento de su nacimiento y hasta el Sefer Devarim (Deuteronomio), el nombre de Moshe aparece en todas las parashiot, excepto en una: la parashá de esta semana. El Gaón de Vilna explica que Moshe murió el 7 de Adar. Como esta fecha suele caer en la parashá Tetzavé, así como Moshe dejó este mundo durante esa semana, también su nombre “deja” la parashá de esta semana.

2) Las palabras del tzadik a veces tienen una fuerza que va más allá del contexto en que se emiten. Cuando Hashem quiso destruir al Pueblo Judío, tras su infedilidad con el becerro de oro, Moshe Le imploró a Hashem, diciendo: “Bórrame de Tu Libro que has escrito”. Moshe pide ser él, en lugar del Pueblo Judío, el que sea erradicado. Si bien Moshe habla a partir de una absoluta abnegación, no obstante sus palabras dejan una impresión, y es por ese motivo que su nombre es “borrado” de la Parashá.

Baal ha Turim, Najal Kadmonim en Iturei Torá

“Aceite de oliva puro para encender la luminaria” (27:20)

La luz de la Menorá representa la luz de la Torá. El aceite de la Menorá debía prensarse con delicadeza, de a una aceituna por vez. No se lo podía triturar, porque entonces quedarían partículas de aceitunas y sedimentos. Y si bien esto se puede solucionar mediante un filtrado, dicho procedimiento no era posible en aquel caso, pues el aceite de la Menorá debía ser puro desde el comienzo; no se lo podía “arreglar” después.

Esto puede entenderse como un paradigma de la enseñanza de la Torá: tenemos la obligación de transmitir la Torá de un modo puro e inalterado. Debemos tener mucho cuidado de no “disfrazar a la Torá” adjudicándole conceptos que “suenan políticamente más aceptables”. La Torá no precisa de “remiendos” ni de “cambios de decorado”, para hacerla más aceptable. El sedimento no debe mezclarse con la Torá, porque aunque pensemos que luego podremos filtrarlo más adelante, la enseñanza de la Torá debe ser pura desde su comienzo.

Basado en Rashi
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: