“Y estos son los nombres de los Hijos de Israel” (1:1)

Aunque la Torá ya enumeró a los hijos de Iaacov en sus años de vida, sus nombres son detallados aquí otra vez, después que se fueron de este mundo, para mostrar cuán preciados eran para Dos. Una persona repite algo que es preciado y muy estimado para ella. Los Hijos de Israel están comparados con las estrellas, que Dos cuenta y llama por sus nombres cuando salen, y luego otra vez cuando se van. Siempre tenemos que recordar que así como somos comparados con las estrellas, tenemos que emularlas. Y así como el propósito de las estrellas es irradiar luz aún en la esquina más oscura y más distante del universo, así también es el trabajo del Pueblo Judío irradiar luz espiritual a las esquinas del mundo más desoladas espiritualmente.
Basado en Rashí, Gur Arié y Sefat Emet


“Y él (Paró) dijo a su pueblo – Contemplen!! El pueblo, los Hijos de Israel son más numerosos y fuertes que nosotros…”(1:9-10)
Tres mil años de antisemitismo recaen sobre nosotros en estos dos versículos. Las palabras “que nosotros” pueden ser entendidas también como “de nosotros”– en otras palabras, Paró dijo a los egipcios que los judíos eran “comerciantes enriquecidos rápido” cuya riqueza venía “de nosotros”, explotando el hambre; y por eso sus riquezas pertenecían realmente a Egipto. En cada tierra que vivió, el Pueblo Judío ha sido exitoso y afluente gracias a su trabajo duro e ingenuidad, pero el que odia al judío frunce el seño y se mofa diciendo “Los Judíos están arruinando el país!!” Paró habla a “su pueblo” – implicando que los Judíos, a pesar de estar en Egipto por más de 100 años, son aún mirados como extranjeros, y no realmente como ‘uno de nosotros’. Por eso, hay una amenaza actual y de siempre, una ‘quinta columna’ que puede en cualquier momento “unirse a nuestros enemigos”. El Pueblo Judío no fue un pueblo hasta Sinai; sin embargo, el antisemitismo, aparentemente precede el nacimiento de la nación por casi cien años!!!
Basado en Or HaJaim HaKadosh, Rabbí Y.D.Soleveitchik e Ituré Torá

“Fue en el camino, en el alojamiento, que Dos lo encontró y buscó matarlo”(4:24)
En su apuro por cumplir la mitzvá de redimir al Pueblo Judío de Egipto, Moshé Rabenu no hizo la mitzvá de Brit Milá a su hijo; por lo tanto se merecía la pena de muerte. Así, a través de su inadvertida negligencia de una mitzvá, la redención del Pueblo Judío quedó precipitadamente colgada en el balance cósmico. De aquí aprendemos que el preciado trabajo de traer la redención final del Pueblo Judío es condicional al escrupuloso cumplimiento de cada mitzvá en la Torá, y que todos los planes para la redención, aún por el verdadero redentor, están en peligro si se fracasa en cumplir siquiera una mitzvá correctamente.
Maianá shel Torá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: