Parasha Shemot (Haftara)

Ishaiá 27:628:13, 29:22-23

“Desde el día que el Bet Hamikdash fue destruído”,
Nuestros Sabios nos enseñan, “la profecía fue dada a tontos e infantes”. Cuando Israel moraba en su Tierra santa, energía celestial – tanto espiritual como material – descendía a su correcto lugar. Desde la destrucción del Bet Hamikdash, sin embargo, esta energía se ha extraviado- la energía material ha surgido en tierras desoladas y el resplandor espiritual ha descendido en personas completamente inapropiadas – “tontos e infantes”. Esto es lo que el profeta quiere decir cuando pregunta si “aquellos destetados de la leche (de su madre)” pueden ser “hechos para entender un mensaje”. El santo Zohar predijo que en el año 5600 la “entrada a la inundación de sabiduría” sería abierta. Esto corresponde al año 1840 en el calendario secular, el tiempo de la revolución industrial. Desde entonces hemos presenciado un acelerado desarrollo de la ciencia y la tecnología. Si el Pueblo Judío hubiese sido merecedor, esta tremenda lluvia de conocimiento hubiera encontrado su propio hogar en la sabiduría de la Torá y la santidad. Pero, al no ser merecedores, esta difusión de alta energía encontró su camino en las sabidurías superficiales y precipitó la invención de armas de destrucción masiva para la profunda pérdida de la humanidad.
Ahavat Ionasán y Rabbí Bunem mePeshishe

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: