29. El Fuuego Perpetuo del Altar (“Esh Tamid”)

Es el precepto con el cual se nos ordenó encender fuego sobre el Altar, cada día, siempre.

Es lo que El dijo: Fuego perpetuo arderá sobre el Altar, no será apagado — y ello no será posible salvo mediante lo que El ordenó: ser constante y colocar los maderos cada mañana y por la tarde, como fue explicado en el Capítulo Segundo (del Tratado Talmúdico) de Iomá y en el Tratado de Tamid.

En la explicación dijeron: “A pesar de que fuego descendía del Cielo, es precepto traer (fuego) del simple (hombre)”.

Las leyes de este precepto —quiero decir: el precepto de la disposición del fuego que se hacía de a diario sobre el Altar— fueron explicadas ya en el Capítulo Cuarto (del Tratado Talmúdico) de Kipurím y en el Capítulo Segundo de Tamid.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: