“Ya que D-os te hizo conocer todo esto” (Comentarios)

“Ya que D-os te hizo conocer todo esto (a Yosef), no hay nadie más entendedor ni más sabio que tu (41:39)

Había una vez dos hombres ricos que vivían uno al lado del otro. Y surgió una disputa entre ambos. Cada uno afirmaba que un cierto músico había venido a tocar el arpa frente a su ventana y en su honor.

En vista de su gran fortuna, y del respeto que exigía para sí, presentaron el caso ante el gran rabino, Nodá ben Yehuda. Los dos prepararon una sustancial suma de dinero para entregarle al rabino, por juzgar su caso.

El rabino les dijo: “¡Es evidente que el músico no fue a tocar el arpa para honrar a ninguno de ustedes, sino para honrarme a mí, siendo que ahora recibo tan grande suma de dinero por juzgar este caso!”

Lo mismo ocurrió con el Faraón. Al oír que Yosef le decía que debía designar a un hombre sabio y entendedor, señalo que su sueño no había sido, como él había pensado, en su honor, ni tampoco fue para que no fueran devastados por la hambruna, como habían pensado los egipcios. El objetivo del sueño del Faraón era, nada más ni nada menos, para que Yosef ascendiera al pináculo del poder, “ya que D-os te hizo conocer todo esto, no hay nadie más entendedor ni más sabio que tú”

(Shaar Bat Rabim en Iturei Torá)

“Y exclamaron ante él ‘Avrej'” (41:43)

¿Qué es la paz? La paz es la unión de los opuestos. “Aquél que hace la paz en Sus Lugares Altos”. En “Sus Lugares Altos” hay un ángel de fuego y un ángel de agua.. Opuestos. El agua apaga el fuego. Pero Hashem hace la paz entre el fuego y el agua, y los une.

Ese rasgo, la unión de los opuestos, es el rasgo distintivo de Yosef ha Tzadik. Porque Yosef une dos opuestos: la benevolencia y el juicio.

Yosef personifica “acercar con la mano derecha”, la mano de la benevolencia, y “alejar con la izquierda”, la mano del juicio. El perfecto equilibrio. Por un lado, el Yosef que domina y gobierna con juicio. Por otro lado, el Yosef que le da de comer a todo el mundo.

Ese rasgo de “paz” está implícito en su nombre “Avrej”. Un av (padre) en sabiduría, y raj (suave, blando) en años.

Dos perspectivas del mundo: una de expansión y una de constricción. La de expansión es la visión de la benevolencia. La benevolencia, por naturaleza, busca expandirse, aumentar, dar, extenderse, ensancharse. Es la cualidad del “Av“, del padre, el padre sabio por los años.

Y, por otro lado, raj , blando en años, el aspecto de constricción, de visión limitada, la marca de la juventud y la impetuosidad que no ve más allá de mañana. “Queremos el mundo, y lo queremos ahora!”.

Benevolencia y juicio. Fuego y agua. Yosef ha Tzadik. La esencia de la paz.

(Adaptado de Rabí R.D.S. en Iturei Torá)

“Sucedió al cabo de dos años; el Faraón snno…” (41:1)

La causa y el efecto se suelen tomar el uno por el otro. Cuando vemos que alguien tiene éxito en los negocios, pensamos que la causa es su gran perspicacia para los negocios. Pero en verdad es al revés. Hashem decide cuánto dinero ha de tener esa persona, y el efecto es que se le da la capacidad y las oportunidades necesarias para adquirir esa riqueza. Del mismo modo, no es que el sueño del Faraón haya sido la causa de la liberación de Yosef, sino que Hashem decretó que había llegado el momento de liberar a Yosef, con el efecto de que el “Faraón soñó”.

(Beit ha Levi)

“Y el Faraón le dijo a Iosef: ‘He aquí que te colocado por sobre todo Egipto'” (41:41)

El Sforno explica que el Faraón le daba una advertencia a Yosef, como diciendo “Piénsalo bien. Asegúrate de manejarte de modo tal que las cosas lleguen a su fin apropiado. Pues he colocado en tus manos un asunto muy importante”.

¿Por qué hacía falta que el Faraón le diera una advertencia a Yosef? El Faraón ya se había dado cuenta de que Yosef era un hombre de D-os, sin precedentes tanto en sabiduría como en percepción. Por cierto que una persona así es confiable, y tratará todo lo necesario para evitar el desastre y rescatar al mundo de la hambruna. Sin embargo, el Faraón sí le hace una advertencia. Por lo tanto, debe ser que tanto alguien del calibre de Yosef, hombre de D-os, quien es consciente de que el más mínimo error puede causar una catástrofe, inclusive semejante persona tiene la obligación de examinar cada uno de sus actos a fin de evitar un paso en falso.

El hombre fue formado con elementos bajos y materiales. Por más grande que sea su intelecto, es un ser que posee una mente muy pequeña y una visión muy limitada.

Por eso, si no revisa constantemente el camino pero el que anda, es muy posible que, a pesar de saber que el futuro descansa sobre sus hombros, se vuelva negligente, cayendo así presa del desastre.

(Adaptado de Jidushei ha Lev)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: