Haftara Jaye Sara

Melajim 1.1

La necesidad de asegurar la sucesin del pueblo judo, que es el tema de la parash de esta semana, aparece reflejada en la Haftar: El Rey David llega al final de sus das (igual que Abraham) y su hijo mayor, el apuesto e indulgente Adoniau, trata de quitarle la sucesin a Shlomo, heredero designado de David. Pero el Rey David es alertado por su mujer Bat Sheva, y el profeta Natn, y el plan se frustra.

Cierta vez, el Jafetz Jaim le escribi a un hombre muy rico que deba escribir un testamento muy claro, dividiendo sus propiedades entre sus hijos, porque, tal como vemos en la Haftar de esta semana, si el profeta Natn le indic al Rey David que dejara instrucciones claras y precisas en cuando a su legado, ciertamente este hombre tan rico deba hacer lo mismo. No vemos que el Rey David se haya molestado ante la insistencia del profeta, que le record su condicin de mortal; por el contrario, tom todos los pasos necesarios para rectificar una situacin difcil. Tal como escribe el Jafetz Jaim: “Es bien sabido que los hijos desobedecen a los padres y se pelean entre s, inclusive cuando los padres estn con vida… cunto ms despus de muertos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: