Shuljan Aruj (Parte 1)

1. Introducción

Conceptos Generales

El nombre de D’s Al pronunciar el nombre de D´s es debido concentrarse y comprender frente a Quien estamos y a Quien nos dirigimos. Como dice el pasuk: “Sabe frente a Quien estas de pie: frente al Rey de reyes, el Santo, Bendito sea”. Al comenzar la Amidá decimos: “Señor, abre mis labios y mi boca dirá Tu alabanza”, ya que si entenderíamos realmente Quien es D´s, no tendríamos ni la fuerza ni el atrevimiento siquiera para abrir la boca frente Suyo.

Al pronunciar “Ado-nay” es correcto entender y pensar que Hashem estuvo, está y estará, es eterno y atemporal, el Dueño y Amo de toda la creación. Al decir “E-lohenu” se debe saber que es nuestro D´s, que es Todopoderoso, nada le es imposible y es el Dueño y la fuente de todos los poderes.

Por eso, al rezar ó recitar bendiciones, debe entendienderse el significado, atender a lo que se dice, de forma respetuosa y no hacer otra actividad en ese momento.

Está prohibido pronunciar en vano el nombre de D’s, tanto en hebreo como en cualquier idioma.

Amen “Amén” es una de las palabras hebreas más ampliamente conocidas y empleadas en el vocabulario litúrgico.

“Amén” tiene dos significados: uno presente y otro futuro. El primero quiere decir “es verdad”, y de esta raíz deriva la palabra “EMET” (verdad).

Este es el “Amén” más común, el que pronunciamos luego de las Berajot, de la Amidá, del Kidush, etc.

El otro significado es: “Que así sea” simbolizado por los siglas hebreas de AMEN que forman las iniciales de “E-l Melej Neemán”, “D’s es el Rey en quien confiamos” para oír nuestras súplicas.

Este es el Amén que respondemos en el Kadish y al final de todos los ruegos (Sea la voluntad del Eterno, etc.) y súplicas a D’s.

La Oración

El Shemá

Las primeras palabras del Shemá proclaman la unicidad de Di-s. Si negamos esta premisa se desmorona la fe judía, pues esta es una de las bases fundamentales. En la antigüedad, cuando la idolatría estaba difundida en todo el mundo, debían los judíos defender constantemente su fe. Se cuenta que en ocasión de uno de los viajes de rabí Yehoshúa ben Jananiá a Roma se encontró con el emperador Adriano, quien le preguntó: “¿Tiene el mundo dueño?”. Le contestó Rabí Yehoshúa: “Ciertamente. Puedes ver que no hay caos en el mundo. Por el contrario, en todo reina el orden. La naturaleza tiene sus leyes y los astros se desplazan por órbitas fijas”.


¿Quién entonces creó a los cielos y a la tierra?

El Santo, Bendito Sea -le contestó Rabí Yehoshúa- pues está escrito: “En el principio creó Di-s los cielos y la tierra” (Bereshit 1:1).

¿Por qué entonces no se hace ver para que podamos servirlo?, preguntó el emperador.
Porque los hombres no podrían contemplar su gloria, pues está escrito: “Porque el hombre no puede verme y vivir” (Shemot 33:20).

No te creeré hasta que me muestres a Di-s, dijo el emperador.

Al mediodía le pidió Rabí Yehoshúa que contemplara el sol.

Imposible, dijo el emperador.

Si no puedes contemplar el Sol, que es solamente uno de los astros que el Santo, Alabado Sea, creó, ¿cómo podrás ver a Él mismo, cuya gloria colma el universo todo.


Cómo conducirse durante la oración


En la oración debemos pensar que estamos frente a Di-s. Debido a ello se debe vestir una vestimenta limpia, no ocuparnos de otras cosas y no conversar con otras personas. El siguiente cuento viene para aclarar este tema:


Un hombre piadoso que salió de viaje se apercibió que era tarde y que debía rezar la oración vespertina (Minjá). Se paró al borde del camino y comenzó a orar. En aquel momento pasó un noble que conocía al judío y lo saludó, empero el judío no le contestó al saludo y prosiguió su Oración. El noble se enojó y con una gran ira se quedó a esperar hasta que el judío terminó su Oración.

Entonces gritó el noble diciendo: ¿Por qué eres tan tonto y transgredes vuestras Leyes que dicen “Y cuidarán vuestra vida”? ¿Por qué no respondiste a mi saludo? Sin ningún problema hubiese podido matarte y nadie me lo reprocharía.
Le respondió el judío: ¡Hombre noble, no te enojes! Te responderé: Imagínate que estás hablando delante de tu rey y uno de tus amigos pasa y te saluda; ¿quisieras interrumpir vuestra conversación para responderle al saludo?
Le contestó el noble: Si esto hiciere me ocurriría algo terrible. A lo que respondió el judío: Esto es cuando tú le hablas a un rey de carne y hueso. Yo, que estuve delante del Rey de los Reyes, qué podía hacer sino no responder a tu saludo.
Se despidieron amistosamente y cada cual prosiguió su camino.


¿Con minián o no?


Al respecto es interesante mencionar la idea de Rabí Yehudá Haleví (España. Años 1085-1140), uno de los más grandes poetas y pensadores del pueblo judío. En una de sus obras, el Kuzarí, libro filosófico bajo la forma de una diálogo entre el rey de los Khazares y un sabio judío, pone en boca del rey la siguiente pregunta: ¿No seríamos más puros si cada uno rezaría individualmente? Le contestó el Rabino: La oración en público tiene muchas ventajas. Por sobre todo, nadie rezará por algo que perjudique al prójimo.
Una de las condiciones para que nuestros rezos sean oídos por el Todopoderoso es que sean en beneficio de toda la humanidad. El individuo puede olvidarse o equivocarse, en cambio, la congregación, el minián, alcanzará el rezo perfecto, pues lo que a uno falte en su oración será completado por el prójimo.


Oración del huérfano


He aquí un cuento sobre la Oración del huérfano:


En una pequeña aldea vivía un niño huérfano sin parientes y sin amigos. Como nadie se preocupaba por él, nunca fue a un Jéder (escuela). Debido a ello no aprendió a leer ni a escribir y cuando alguna vez concurría en Shabat a la sinagoga, se quedaba mirando maravillado a los orantes porque no comprendía ninguna palabra de lo que allí se decía.

Este huérfano se ganaba la vida como pastor de ovejas, pero cuando miraba a su alrededor, al cielo azul, al campo verde, a las plantas que crecían y a los árboles altos, y cuando escuchaba el trino de los pájaros, comprendía que un Di-s magnífico reina. El niño sintió un gran deseo de alabar a este gran Di-s, comenzó a silbar pues era lo único que sabía y que aprendió de los padres. Cuando terminó su silbido se sintió alegre y feliz, porque oró a Di-s en la única forma que sabía.

Llegó Yom Kipur y el niño apareció en la sinagoga. Al lado del Arca Sagrado estaban sentados el rabino y los ciudadanos distinguidos. El niño se sentó sobre el último banco entre todos lo pobres de la ciudad. Cuando empezó a fijar su vista en derredor y vio a todas las personas envueltos en el manto ritual (Talit) rezando con gran devoción a Di-s, sintió también él la necesidad de expresar sus sentimientos, y llorando, comenzó a silbar como lo hizo en campo.

Un gran tumulto se produjo en la sinagoga y hubo también quien quiso arrojar al niño afuera. Pero de improviso se oyó la voz del rabino: “Deteneos, no toquen al niño pues es un varón piadoso y su intención es de hacer el bien, es esta su forma de rezar a Di-s; estoy seguro que aceptó la Oración del niño.

Los feligreses tomaron al niño y lo sentaron al lado del rabino; con el correr del tiempo le enseñaron a leer y a escribir y finalmente también él supo rezar en el sinagoga en la forma debida.

Tefila

La Tefilá – oración- es el lazo que une a D´s con su pueblo Israel. La persona que se dirige directamente a D´s se eleva y se acerca a Él. Este acontecimiento es recíproco: D´s se acerca a todo aquel que aspira a ascender a Él. De este acercamiento mutuo nace el contacto y se opera perfectamente el apego del hombre con el Creador.

La Tefilá tiene el valor de los korbanot (sacrificios). Por ser que éstos sólo se realizaban en el Gran Templo de Jerusalem (Bet Hamikdash) y no está permitido llevarlos a cabo en otro lugar, los Sabios establecieron su reemplazo por la Tefilá, como dice el versículo en Hoshea 14,3: “Reemplazaremos los sacrificios por nuestros labios”.

La Tefilá de Shajarit corresponde al “Korban Tamid” (sacrificio permanente) de la mañana.

La Tefilá de Minjá corresponde al “Korban Tamid” de la tarde.

La Tefilá de Arvit correponde al holocausto de los sobrantes de los sacrificios diurnos, llevado a cabo por la

noche.

La Tefilá de Musaf que se recita en Shabat y días festivos (Yom Tov), es relativa al “Korban Musaf” (sacrificio adicional) que, en honor al evento, se ofrecía en el Templo en dichos días.

2. Horarios de la Tefilá

Los judíos tenemos el deber de rezar tres veces al día (excepto en Shabat y festividades, que se agrega una oración): por la mañana, tarde y noche.

La Tefilá Shajarit matutina, puede rezarse desde el amanecer (según el Gaón de Vilna) o desde la salida del Sol (según el “Maguen Abraham”). El Talmud establece que su tiempo es durante el primer tercio del día. Es por eso que quien por algún percance reza después, no pronuncia el nombre de D´s en las bendiciones de Kriat Shemá [ver Horario de Fin de Kriat Shemá con Brajot, pag XX].

Tefilá Minjá, vespertina, puede decirse desde media hora después del mediodía [ver Comienzo del Horario de Minjá Guedolá] y hay tiempo hasta trece minutos y medio después de la puesta del sol [ver Puesta del Sol, pag XX].

La Tefilá Arbit de la noche, se extiende desde la salida de la estrellas [pag XX] hasta el amanecer [pag XX]. Seegún la tradición sefaradí, en presencia de un minián (quorum de diez hombres mayores de trece años) puede rezarse desde una hora y cuarto antes de SHEKIA???

Musaf, la Tefila agregada en Shabat y fiestas puede rezarse hasta la séptima hora del día.

Estos horarios corresponden a “Shaot Zemaniot”(horas de tiempo), siendo cada una la doceaba parte del tiempo en que el sol ilumina a la Tierra, que se toma desde la salida del Sol hasta su puesta (“Yalkut Yosef”).

3. Estructura de las Tefilot (Jol)

 

SHAJARIT

1. Oraciones preliminares: Korbanot (del principio hasta Hodú) – Kadish.
2. Oraciones preparatorias: Zemirot (cánticos desde Hodú hasta Yshtabaj) – Kadish.
3. Parte central: Kriat Shemá y Amidá (Kriat Shemá ubirjotea, Amidá, Jazará, Tajanun, Kriat Hatorá) – Kadish.
4. Oraciones posteriores: Ashré, Lamnatzeaj, Ubá letzión – Kadish – Tefilá leDavid, Bet Yaakov, Salmo del día – Kadish – Pitum haketoret – Kadish – Alenu leshabeaj.

MINJA

1. Korbanot
2. Ashre – Jatzí Kadish.
3. Parte central: Amidá y Jazará.
4. Tajanun – Kadish Titkaba.l
5. Lamnatzeaj (salmo 67) – Kadish Yatom – Alenu Leshabeaj.

ARBIT

1. Versículos de Tehilim (salmos) iniciales [Hashem tzebaot imanu…] – Jatzí Kadish – Vehú Rajum, Barejú.
2. Parte central: Kriat Shemá – Jatzí Kadish – Amidá, Yehí Shem – Kadish Titkabal.
Shir Lamaalot (salmo –) – Kadish Yatom – Alenu Leshabeaj.

 

4. Tefila Shajrit – Rezo de la mañana

 

A la mañana cuando se levanta.

MODE ANI.

Al despertar por la mañana, agradecemos a D´s, Sustento de lo existente y Dueño de la creación, por habernos levantado nuevamente con vida.

Mode ani lefaneja melej jai vekaiam sehejezarta, bi nishmati, bejemla, raba emunatejá.

En español:

Doy gracias ante ti oh rey viviente y existente que me haz devuelto el alma con piedad, inmensa es tu fidelidad.

NETILAT YADAIM

El lavado ritual de manos por la mañana fue instituído por nuestros sabios por varios motivos (higiene, purificación y preparación para el servicio divino). Netilat Yadaim se realiza tomando un recipiente con la mano derecha, se lo llena de agua, se lo pasa a la mano izquierda y se lo vierte sobre la derecha; luego se hace el proceso inverso, realizando esta secuencia tres veces. Eleva las manos y, antes de secarse, bendice:

Baruj ata adonay elohenu melej haolam, asher kideshanu bemitzvutav vetsivanu al nefilat iadaim.

En español:

Bendito seas oh eterno Dios Rey del mundo, que nos has santificado con tus mandamientos y nos recomendaste el lavado de las manos.

ASHER IATZAR

Al salir del baño (en todo momento del día) hace Netilat Yadaim (sin bendecir) y, tras secarse las manos, bendice:

Baruj ata adonay elohenu melej haolam asher yatzar et hadam bejojma ubará bo nekavim nekavim, jalulim jalulim, galui veiadua lifne jise kevodeja sheim isatem ejad mehem o im ipateaj ejad mehem yefshar lehitkaiem afilu shaa ejat, baruj ata adonay rofe jol basar umafli laasot.

En español:

Bendito seas tu Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que creaste hombre con la ciencia y formaste en él orificios y Le dotaste de órganos, revelado y sabido está frente a Ti que estas sentado en Tu glorioso trono, Señor que todos esos órganos y las funciones que les has asignado son necesarios para nuestra existencia pues si se cierra uno de ellos o se abre no es posible sobrevivir ni siquiera una hora, bendito seas tu oh Eterno que sanas a toda criatura y otras maravillas.


ELOHAY NESHAMA

Elohay neshama shenatata bi tehora hi, ata berata ata ietzarta ata nefajta bi veata meshamará bekibí, veata atid litela mimeni uleajzira bi leatid labo kol zman sheaneshama bekirbí mode ani lefaneja adonay elohay velohei abotai ribon kol amaasim, adon kol aneshmot, baruj ata adonay amajazir neshamot lifgarim metim.


En español:

¡Dios mío! El alma que tu has puesto en mi es pura, tu la has creado, tu la has formado, tu me la diste y tu la conservarás dentro de mi, tu la acogerás en mi muerte y me la devolverás para mi vida futura.


Todo el tiempo que esta alma este en mi confesaré ante ti oh eterno mi Dios y Dios de mis padres, soberano de todas las cosas, dueño de todas las almas, gobernador de todas las criaturas, bendito seas tu que devuelves la almas a los cuerpos muertos.


BIRCOT HASHAJAR

Nuestros Sabios instituyeron la recitación de las siguientes bendiciones por la mañana, en las cuales le agradecemos a D’s el habernos brindado todas nuestras necesidades físicas y espirituales para vivir con dignidad, las que se manifiestan -en su mayoría- por la mañana.

Baruj ata adonay elohenu melej haolam, anoten lasejvi bina leabjin ben iom uben laila.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam pokeaj ibrim.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam matir asurim.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam zokef kefufim.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam malbish arumim.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam anoten laiaef koaj.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam roka aaretz al amanim.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam amejin mitzaade gaber.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam sheasa li kol tzorki.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam ozer Israel bigbura.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam oter Israel betifara.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam shelo asani goi.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam shelo asani abed.
Baruj ata adonay elohenu melej haolam shelo asani isha.

Baruj ata adonay elohenu melej haolam amaabi, jeble shena mee neinu utnama meafapenu.

En Español :

Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que das al gallo la inteligencia para distinguir entre el día y la noche.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que devuelves la vista a los ciegos.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que liberas a los presos.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que llergues a los que están doblegados.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que das vestido a los que están desnudos.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que das fuerza a los cansados.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que has extendido la tierra sobre las aguas.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que encaminas los pasos del hombre.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que provees todas mis necesidades.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que infundes fuerza a Israel.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que coronas de gloria a Israel.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que no me has hecho idólatra.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que no me has hecho esclavo.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que no me has hecho mujer.
Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del mundo, que quitas el sueño de mis ojos, la somnolencia de mis ojos.
BIRCOT HATORA

Así como al cumplir con la mayoría de los preceptos bendecimos previamente, antes del estudio de Torá, cuyo precepto es el más valorado por el Todopoderoso, bendecimos a D’s por habernos legado esta sagrada ley. Después de las bendiciones se recita los pesukim (versículos) siguientes para inmediatamente cumplir con el precepto.

Vehaarev na adonay elohenu et dibre torateja befinu ubefifiot ameja bet Israel veniie anajnu vetzetzanu tzetzaenu kulanu iode shemeja velombde torateja lishma.
Baruj ata adonay amelamed tora leamo Israel.


En Español :

Haz, te rogamos; Eterno, Dios nuestro, agradables Tus palabras a nuestra boca y en las bocas de Tu pueblo Israel; y que seamos nosotros y nuestros descendientes y los descendientes de nuestros descendientes, todos conocedores de Tu nombre y estudiosos de Tu Ley por lo que ella vale.

Bendito seas, oh Eterno, que has enseñado Tu ley a tu pueblo Israel.

Baruj ata adonay, elohenu melej haolam, asher bajar banu mikol haamim venatan lanu et torato, baruj ata adonay, noten hatorah.

En español:

Bendito seas Tu Dios Rey del universo que nos escogiste de entre todos los pueblos y nos concediste la tora bendito seas Tu Eterno que nos diste la tora.

BIRCAT COHANIM

Vaidaber adonay el moshe lemor: daber el aaron veel banav lemor: ko tebarju et bene Israel amor laem iebarejeja adonay veishmereja iaer adonay panav eleja vijuneka isa adonay panav eleja veiasem leja shalom.
Vesamu et shemi al bene Israel vaani abarejem.

En español:

Y Dios Le habló a Moisés diciendo: Habla ante Aarón y ante sus hijos, diciendo: Así bendecirás a los hijos de Israel, diciéndoles: Que Dios os bendiga y os proteja, Que Dios haga brillar Su rostro frente a vosotros y os otorgue Su gracia; Que Dios eleve Su rostro hacia vosotros y os dé paz. Y ellos pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel y yo los bendeciré.

Hasta aqui, Bircot Hashajar (Bendiciones matutinas)

5. Colocación del Talet

Antes de vestir el talit se lo toma extendiéndolo (figura 1) y se pronuncia la bendición:

Baruj Ata Adonai Elohenu Melej Haolam, Asher kideshanu bemitzvotav vetsivanu lehitatef betsitsit

Bendito Tu, Eterno, nuestro D’s, Rey del Universo, Quien nos santifico con Sus preceptos y nos ordeno envolvernos en los tztitit.

Se cubre la cabeza toma el extremo derecho del talit y se lo pasa por sobre el hombro izquierdo, a continuación se arroja el extremo izquierdo del talit sobre el mismo hombro permaneciendo en esta posición durante el tiempo que tarda un hombre en recorrer 4 amot (codos) (aprox. 5 segunds) Luego se lo acomoda en la espalda, dejando dos puntas en el frente y dos atrás, de manera que los tsitsit cubran todo el cuerpo.

6. Colocación del Tefilin

Se coloca el tefilin shel yad (del brazo) sobre el biceps del brazo débil (contrario al que realiza trabajos: escribir, cortar, etc), levemente inclinado hacia el corazón, antes de ajustar la retzuá (correa) se dice la bendición. Hay que tener en cuenta que esta bendición recae también en el tefilin shel rosh (de la cabeza), por lo tanto debe cuidarse de no interrumpir ni hablar hasta que no termine de colocarse ambos tefilin.

BARUJ ATA A-DO-NAY E-LO-HENU MELEJ HAOLAM ASHER KIDESHANU BEMITZVOTAV VETZIVANU LEANIAJ TEFILIN

Bendito Tú, Eterno, D´s nuestro, Soberano del Universo, Quien nos santificó con sus preceptos y nos ordenó colocarnos Tefilin.

Coloca la retzúa (correa) sobre el antebrazo, y continúa dando desde allí siete vueltas, hasta llegar a la muñeca. Sostiene la correa con la mano (para que no se suelte del brazo) y se coloca el tefilin shel rosh (de la cabeza) en la parte delantera de la cabeza, aproximadamente hasta donde comienza a crecer el cabello (no sobre la frente!), justo en el centro de la misma. El nudo del tefilin shel rosh debe estar más arriba del hueso de la nuca. Las retzuot (correas) penderan de ambas partes del cuello, sobre el frente. Sólo si interrumpió o habló entre la bendición y la colocación del tefilin shel rosh, dice la siguiente bendición:

 

BARUJ ATA A-DO-NAY E-LO-HENU MELEJ HAOLAM ASHER KIDESHANU BEMITZVOTAV VETZIVANU AL MITZVAT TEFILIN.


Bendito Tú, Eterno, D´s nuestro, Soberano del Universo, Quien nos santificó con sus preceptos y nos ordenó lo referente al precepto de Tefilin.

Concluye rodeando la correa del tefilin shel yad (de la mano) sobre el dedo mayor, primero dando una vuelta el el hueso medio de la falange, luego dos vueltas en el hueso de la falange que esta unida a la palma , de modo que forme la letra Shin, finaliza rodeando la correa sobre la palma. Mientras coloca la retzúa sobre el dedo medio recita lo siguiente:

 

VEERASTIJ LI LE OLAM VEERASTIJ LI BETZEDEK UBMISHPAT UBJESED UBRRAJAMIM. VEERASTIJ LI BEEMUNA VEYADATA ET A-DO-NAY.

Te desposaré conmigo para siempre. Te desposaré conmigo con rectitud y justicia, con amor y compasión. Te desposaré conmigo con fidelidad y conocerás a D´s.

 

Cómo quitarse los Tefilín

Tefilat Shajrit

Se dice primero desde “Vatitpalel Janá” hasta “Lamnatzeaj Binguinot Mizmor Shir” inclusive. A partir de Baruj Sheamar, ya no se puede interrumpir la Tefilá hablando.

Baruj Sheamar

De pie, se acostumbra tomar los tzitzit delanteros del talit

Baruj sheamar vehaia haolam, baruj hu. Baruj omer veose, baruj gozer umekaiem. Baruj ose bereshit, baruj merajemal aaretz. Baruj merajem al abriot, baruj meshalem sajar tov lireav. Baruj jai laad vekaiam lanetzaj, baruj pode umatzil. Baruj shemo, baruj ata Ado-nay Elo-henu melej haolam, ael ab arajaman amehulal befé amó, meshubaj umfoar bilshon jasidav vaabadav uvshire David abdaj nealelaj Ado-nay Elo-henu, bishbajot ubizmirot, unegadelaj unshabejaj, unfaaraj venamlijaj, venazkir shimjá malkenu Elo-henu iajid jai aolamim melej meshubaj umefoar adé ad shemó hagadol baruj Atá Ado-nay melej mehulal batishbajot.

En Español :

Bendito sea el Que hablo y fue creado el Mundo. Bendito Él, Bendito el Que dice y hace. Bendito el Que decreta y realiza. Bendito el Autor de la Creación. Bendito el Que se apiada de la Tierra. Bendito el que paga buena recompensa a los que Le reverencian. Bendito el Todopoderoso vivo y existente para siempre. Bendito el Que rescata y salva. Bendito sea su nombre. Bendito seas, oh Eterno, Dios nuestro, Rey del Mundo. Dios Padre Piadoso, el Que es alabado en boca de Su pueblo, exaltado y glorificado por la lengua de Sus fieles y servidores. Y con los cánticos de David, Tu siervo, Te alabaremos, oh Eterno, Dios nuestro; con loores y con cánticos; y Te agradeceremos, Te elogiaremos y Te glorificaremos, y Te aclamaremos como Rey, y recordaremos siempre Tu Nombre, Rey Nuestro, Dios nuestro, único y vivo eternamente; Rey exaltado y glorificado en Su Nombre Grande por toda la eternidad. Bendito seas, oh Eterno, Rey exaltado en loores.

Hasta aquí se dice de pie.

Pesuké DeZimrá

Se dicen los mizmorim desde “Mizmor Le Toda” hasta “Az Iashir Moshé” inclusive. Si el Jazán ya está muy adelantado y no cree que va a llegar a alcanzarlo para la Amidá, puede saltearse algunos de los mizmorim, aunque debe tratar aunque sea de decir “Ashré”, “Haleluká Haleli nafshi”, “Haleluká Halelú et Hashem min hashamaim”. Luego se dice “Ki la Hashem Hameluja” e “Ishtabaj”.

Ishtabaj

Ishtabaj Shimja laad Malkenu, haE-l hamelej hagadol vehakadosh, bashamim ubaaretz. Ki-Leja nahe A-do-nai E-lo-henu vE-lo-he abotenu, leolam vaed. Shir ushbaja, halel vezimra, oz umemshala, netzaj, guedula, guebura, tehila vetiferet, kedusha umaljut, berajot vehodao, leShimja hagadolvehakadosh, umeolam vead olam Ata E-l. Baruj Ata A-do-nai, melej gadol umehulal batishbajot. E-l hahodaot, adon haniflaot, bore kol haneshamot, ribon kol hamaasim, habojer beshira zimra, melej, E-l, jai haolamim. Amen.

En Español:

Que Tu nombre sea alabado por la etrernidad, nuestro Rey, D’s, Rey grande y santo en los cielos y sobre la tierra. Pues a Ti pertenecen, Eterno, nuestro D’s y D’s de nuestros padres, el canto y la alabanza, el himno y el cantico, el poderio y el dominio, el triunfo, la grandeza y la fuerza, el Salmo y la magnificencia, la santidad y la realeza, las bendiciones y las acciones de gracia, desde ahora hasta la eternidad. Bendito seas, Eterno, D’s Rey, magnifico por las alabanzas, D’s de la accion de gracias, Señor de las maravillas, que eliges los cantos del cantico, oh Rey, D’s y Vida del universo.

KRIAT SHEMA (Shema Israel) y Berajot

Se dicen las primeras dos Berajot de Shemá “Iotzer” y “Ahabat Olam”.

Los tres fundamentos del judaísmo se encuentran implícitos en la lectura del Shemá Israel, en sus tres párrafos: Shemá, Vehaiá, Vayomer.


Shemá es una declaración de la fe en un D´s único y Creador del universo, el amor que debemos manifestarle y el estudio de su Ley.

En el segundo párrafo, Veahiá, están plasmados el concepto de la justicia universal, la recompensa del que se encamina por el bien y el castigo a quien practica el mal.

Vayomer, el tercer y último párrafo, recuerda el resto de los otros preceptos que componen la práctica del judaísmo.

De acuerdo a la prescripción bíblica, la lectura del Shemá Israel es uno de los 613 preceptos y se debe leer todos los días por la mañana, hasta el primer cuarto del día, y por la noche, a partir de la salida de las estrellas.

 

 

Shema Israel Adonay Elohenu Adonay Ejad

en voz baja :

Baruj Shem Kevod Maljuto Leolam Vaed

 

En Español :

 

Oye Israel, El Eterno es Nuestro Dios El Eterno es Uno

en voz baja :

Bendito sea el Nombre de Su Reino Glorioso para la Eternidad

 

Vehavta et Ado-nay Elo-heja bejol levavejá uvjol nafsheja uvjol meodeja. Vehaiú hadevarim haele asher anoji meztavejá haiom al levaveja, veshinantam levaneja vedivartá bam beshivteja bebeteja uveletejá baderej uvshojbeja uvkumeja ukshartam leot al iadeja vehaiu letotafot ben eneja ujtavtam al mezuzot beteja uvishareja.

Y amarás al Eterno tu Dios con todo tu corazón, toda tu alma y toda tu fuerza, grabarás en tu corazón las palabras que te ordeno hoy, las enseñaras a tus hijos y las meditarás estando en tu hogar y andando por tu camino, al acostarte y al levantarte, las atarás por señal sobre tu brazo y por ornamento sobre tu frente; las escribirás en el acceso de tu morada y en tus portales.

 

Vehaia, im shamoa tishmeú el mitzvotay, asher Anojí, metzvé etjem, hayom, leahaba et Ado-nai E-lo-hejem, ulovdo bejol lebabjem ubjol nafshejem. Venatatí metar artzejem, beitó, yoré umalkosh, veasafta deganeja, vetiroshejá, veitzareja, venatati eseb besadejá libehemteja, vehajaltá, vesabata, hishameru lajem, pen ifte lebabjem, vesartem, vaabadtem E-lo-him ajerim, veishtajavitem lahem. (en voz baja:) vejará af Ado-nai lajem, veatzar et hashamaim, velo ihé matar vehaadama lo titèn et yebulá, vaabadtem meherá meal haaretz hatobá, (hasta aquí en voz baja) asher Ado-nai notén lajem. Vesamtem et debarai ele, al lebabjem veal nafshejem ukshartem otam leot al yedejem vehayu letotafot ben enejem. Velimadtem otam et benejem, ledaber bam, beshibtejá, bebeteja, ublejteja baderej, ubshojbeja, ubkumeja, ujtabtam al mezuzot beteja, ubishareja.
lemaan irbú yemejem, vimé benejem, al haadama, asher nishbá Ado-nai laabotejem noten lahem, kimé hashamaim, al haaretz.

Y sucederá, si cumplen diligentemente los mandamientos que hoy les prescribo, amando al Eterno su Dios para servirle con todo su corazón y toda su almal, que haré llegar la lluvia en tu tierra a su tiempo, la primera lluvia y la última, para que coseches tu trigo, tu mosto y tu aceite. También daré hierba en sus campos para su ganado, y de él comerás y te saciarás. Cuiden que su corazón no se descarrie apartándolos para servir a otros dioses y postrarse ante ellos, porque si ello ocurriere se encendería la ira del Eterno contra ustedes e impedirá que el cielo les traiga la lluvia y que la tierra les dé su fruto, y van a perecer presto en la buena tierra que les dio el Eterno. Por lo tanto pondrán estas palabras en su corazón y su alma y las atarán por señal en su mano y por frontales entre sus ojos. y las enseñarán a sus hijos, hablando acerca de ellas cuando estén sentados en vuestra casa, cuando anden por el camino, cuando se acuesten y cuando se levanten, y las escribirán sobre las jambas de las puertas de su casa y en sus portales, para que sus días se prolonguen y también los días de sus hijos, en la tierra que Eterno juró dar a sus padres, como los días del cielo sobre la tierra.

 

Vayomer Ado-nai, el Moshe lemor. Daber el bené Israel, veamarta halehem, veasú lahem tzitzit al kanfé bigdehem, ledorotam, venatenú al tzitzit hakanaf petil tejelet. Vehayá lajem letzitzit, uritem otó, uzjartem et kol mitzvot Ado-nai, vaasitem otam, veló taturu ajaré lebabjem, veajaré enejem, asher atem zonim ajarehem. lemaan tizkerú vaasitem et kol mitzvotay, viytem kedoshim lE-lo-hejem. Ani Ado-nai E-lo-hejem, asher hotzeti etjem meeretz Mitzraim, lihyot lajem lE-lo-him. Ani Ado-nai E-lo-hejem. (Emet.) Ado-nai E-lo-hejem, Emet.

Y le dijo el Eterno a Moisés: Dile a los hijos de Israel que se hagan flecos en los bordes de sus mantos, por todas sus generaciones, y se pongan sobre los flecos del extremo un cordón celeste. Y los flecos les servirán para recordar, al verlos, todos los mandamientos del Eterno para cumplirlos, Y no se desviarán de ellos, siguiendo a su corazón y sus ojos, caminos usuales de sus idolatrías. Se acordarán así de cumplir mis mandatos para ser santos ante su Dios. Yo, el Eterno, su Dios, que los libró de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios. Yo, el Eterno, su Dios. Así es.

 

AMIDA

El Shemoné´Esré ó Amidá es el rezo esencial que tenemos con D´s en el cual Lo alabamos, Le solicitamos nuestros pedidos y Le agradecemos por lo que nos dá.

La Amidá ha sido compuesta por los Hombres de la Gran Asamblea, siendo su origen el precepto bíblico de que cada hombre y mujer debe rezarle a D´s, para alabarlo, pedirle y agradecerle de acuerdo a sus criterios.

Los Sabios han compuesto un texto básico al cual cada uno puede incorporarle sus pedidos y agradecimientos específicos. También los Sabios han instituído en lugar de de rezar una vez por día, hacerlo tres veces: por la mañana, tarde y noche. La guemará Berajot discute si las tres tefilot son en recuerdo de nuestros tres Patriarcas (Abraham, Itzjak y Yaakob) o de los Korbanos (servicios) que se realizaban en el Gran Templo de Jerusalem (como quedó la Halajá). La Amidá no es como el resto de los textos previos y posteriores a ella, que consisten en la recitación, lectura ó estudio de párrafos que estimulan el espíritu; sino que la Amidá es el rezo y conversación con D´s propiamente dicho. No es una recitación, es un diálogo que mantenemos con D´s.

Esta oración, compuesta de 19 bendiciones (sólo en días de semana), se divide en tres partes: las tres primeras bendiciones constituyen alabanzas a D´s; las trece intermedias (sólo en días de semana) conforman súplicas y pedidos personales y para toda la comunidad y las tres últimas bendiciones son de agradecimiento.

La Amidá se recita de pie, hacia Jerusalem (Oriente), con las piernas juntas. Se lee en voz baja, pronunciando cada palabra con concentración y comprendiendo su significado. Sólo ha que posternarse en cuatro oportunidades (en el texto de este Sidur estan subrayadas) inclinando el cuerpo y la cabeza al pronunciar “Baruj Atá”(Bendito Tu) ó “Modim anajnu Laj” (Reconocemos nosotros a Ti) según el caso; el nombre de D´s (Adonay) sebe decirse en pocisión erguida. No se interrumpe por ningún motivo la Amidá ni se responde Amen, Baruj Hu uBaruj Shemó o Kedushá.

En Las tefilot de Shajarit y Minjá (y Musaf en Shabat y fiestas) en el Bet Hakneset (sinagoga), luego de la lectura individual, el Jazán (oficiante) repite la Amidá en voz alta (Jazará), la cual fue fijada por nuestros Sabios a fin de que aquellos que no saben rezar puedan, escuchando la Jazará, satisfacer su deber. Durante la Jazará es correcto estar en silencio y prestando atención (quien así hace se considera como si huviera rezado dos veces) y se debe responder Baruj Hu Baruj Shemo (Bendito Él y bendito Su nombre) y Amen en cada bendición.

En la Jazará de Shajarit, Minjá y Musaf, entre la segunda y tercera bendición, toda la congregación recita la kedushá, santificando el nombre de D´s en conjunto -semejante a la santificación que pronuncian los angeles-, de pie y mirando hacia Jerusalem.
En la Jazará de Shajarit durante todos los días del año y Musaf en festividades se intercala “Bircat Cohanim” (Bendición sacerdotal) en la que los cohanim (ver comentario Cohen, Levi e Israel en la pag. XX) recitan una bendición de la Torá a la congregación. Durante Bircat Cohanim, la congregación permanece de pie con respeto y silencio, escuchando la bendición. No está permitido hablar siquiera decir un pasuk (versículo bíblico) en ese momento. Es bueno responder “Baruj Hu uBaruj Shemó”(Bendito Él y Bendito Su Nombre) luego de que los cohanim pronuncien el nombre de D-s. También es correcto decir Amen tras cada pasuk que recitan (pero no al Jazán).

 

Bendiciones para cuando es llamado a la Tora

Instituyeron nuestros Profetas que no pasen tres días sin que cada judío estudie y profundice parte de la Torá, es por eso que se implementó la lectura de la misma los días sábados, lunes y jueves.

De tal manera que nunca estemos tres días seguidos sin estudiar Torá.

Fue Ezrá Hasofer el Sabio que formalizó esta costumbre y fijó que se lean no menos de diez versículos entre tres personas que suben a la Tebá (púlpito de la sinagoga) para leer del Sefer Torá por lo menos tres versículos cada uno.


La lectura de la Torá es un de las partes esenciales de la Tefilá. Instituída por Moshé Rabenu y regulada definitivamente por Ezrá Hasofer, es la fuente de la oración y de los principios de acción para la vida cotidiana. Escuchar su lectura equivale a recibir el mensaje divino del Sinai, por lo cual es debido poner particular atención y no distraerse en otros asuntos.

Suben 3 personas (4 en Rosh Jodesh) a leer del Sefer Torá (olim). Para la primera “aliá” (ascenso [al Sefer Torá, para su lectura]) se invita a un cohen*, segundo a un leví* y tercero un israel*. Si no hay leví el mismo cohen que subió primero, lee también la segunda aliá. Si no hay cohanim, suben directamente tres Israel.

*Explicación de Cohen, Levi e Israel

Cohen, Leví e Israel son las tres clases en que se divide el Pueblo Judío. Esta division corresponde principalmente a los roles y tareas relativas al servicio divino realizadas hasta la destrucción del Gran Templo de Jerusalem. Los Cohanim (plural de Cohen) descienden de Aharón Hacohen -hermano de Moshé Rabenu- y se desempeñaban como sacerdotes; los Leviím (pl. Leví) descienden de la Tribu de Leví y cumplían sus funciones en torno a lo religioso colaborando con los sacerdotes; Israel conforma el resto y la mayoría del pueblo. Esta herencia se transmite de padres a hijos (es decir, uno es lo que el padre) y es a tener en cuenta para ciertos casos detallados en la Ley Judía y con la reconstrucción del Gran Templo de Jerusalem con la llegada del Mashíaj volverán a desarrollar sus funciones naturales.

El Olé se fija en el Sefer Torá donde empieza la lectura de la aliá, cubre el texto y dice en voz alta:

Barejú et Ado-nay hamevoraj.
La Congregación responde:
Baruj Ado-nay hamevoraj leolam vaed.
El olé repite:
Baruj Ado-nay hamevoraj leolam vaed.
Y bendice:
Baruj Atá Ado-nay, Elo-henu melej haolam, asher bajar banu mikol haamim venatán lanu et Torató, baruj Atá Ado-nay, noten hatorá.

Inmediatamente después de la bendición, fija la vista en el texto del Sefer Torá y sigue atentamente la lectura del Baal Koré (quien lee la Torá en voz alta) pronunciando cada palabra junto a él, en voz baja.

Al concluír la lectura de la aliá, bendice:

Baruj ata Ado-nay Elo-henu melej haolam, asher natan lanu et Torató torat emet, vejayé olam natá betojenu, baruj Atá Ado-nay, noten hatorá.

el último olé (o el oficiante) dice Jatzí Kadish:

Itgadal veitkadash Sheme raba. (amén) bealma di bera kiruté veyamlij maljuté veyatzmaj purkané vikareb meshijé. (amén). Bejayejon ubyomejon, ubjaye dejol bet Israel, baagalá ubizmán karib, veimrú amén (amén, yehé Shemé…)
Yehé Shemé rabá mebaraj lealam ulalmé almayá itbaraj veishtabaj veitpaar veitromam veitnasé, veitadar veitalé veitalal Shemeh deKudshá Berij Hu. (amén) Leelá min kol birjatá, shiratá tishbejatá venejamatá, daamirán bealma veimrú amén (amén).

que creo conforme Su voluntad. Llegue Su reino pronto, germine la salvacion y aproxime la llegada del Mashiaj (Mesias). en vuestra vida, y en vuestros dias, y en la vida de toda la Casa de Israel, pronto y en tiempo cercano, y decid Amen. Bendito sea Su gran Nombre para siempre, por toda la eternidad. Sea bendito, loado, glorificado, exaltado, ensalzado, magnificado, enaltecido y alabado Su santisimo Nombre, por encima de todas las bendiciones, de los canticos, de las alabanzas y consuelos que puedan expresarse en el mundo, y decid amen.Exaltado y santificado sea el gran Nombre de D’s. En este universo de Su creación.

KADISH

El Kadish (oración más sagrada para la revelación de la Gloria Divina, que se manifestará con la pronta llegada del Mashíaj) es un himno de alabanza a D´s y expresa la esperanza judía en el pronto restablecimiento de Su reinado sobre la Tierra. Compuesto de las más bellas y profundas alabanzas y exaltaciones a D´s, no contiene ninguna alusión a los difuntos, no obstante se ha convertido en la más destacada señal de reverencia por la memoria de nuestros seres queridos. La santificación del nombre de D´s y la admisión de Su voluntad en un momento de tristeza tienen sin duda una gran influencia sobre el deudo que lo recita y representa un homenaje incomparable hacia quien ya no esta con nosotros.

Compuesto en arameo, data de la época del Segundo Templo de Jerusalem.

Existen diferentes clases de Kadish:

· Jatzí Kadish: corresponde los primeros tres párrafos comunes a todos los Kadishim.
· Kadish de Barejú: recitado por el Jazán (oficiante) como inicio y fin de determinadas partes de la Tefilá.
· Kadish Titkabal: recitado por el Jazán (oficiante) después de la Amidá.
· Kadish DeRabanán: recitado por los fieles al finalizar un estudio o lectura de algún párrafo del Midrash, Talmud, Zohar
· Kadish de Hu Atid: recitado al finalizar las oraciones del día de Tishá beAv, y después de un sepelio, en los días que en la Tefilá no se dice Tajanún.
· Kadish Yatom (Yehé Shelamá): recitado por los deudos, durante el período de duelo.

Es recitado sólo en presencia de un minián (quorum de diez hombres mayores de trece años). No debe decirse sin que haya razón para hacerlo. Está prohibido pasar delante de quien está recitando Kadish. Al “onén” (persona enlutada antes del sepelio), no se lo cuenta para el minián para la recitación del Kadish. Los fieles que estuvieren de pie cuando se empezó a decir Kadish, pueden tomar asiento sólo antes del primer Amén, en caso contrario deberán permanecer de pie hasta que concluya el Jatzí Kadish. Cuando un fiel acompaña al Jazán (oficiante) en el Kadish, deberá rezarlo en voz más baja que el Jazán, y hacer del mismo cuando responda Amén.

La congregación debe escuchar el Kadish atentamente y responder cada Amén y el párrafo iniciado por “Yehé Shemé Rabá…” hasta “…daamirán ve’alma veimrú Amén” fervientemente y comprendiendo el significado de las palabras.

 

BIRCAT HAGOMEL

Solo se dice en presencia de minián, diez hombres mayores de trece años, y con un Sefer Torá. Dicen Bircat Hagamel aquellos que pasaron alguna de las siguientes situaciones:

– al haber estado enfermo en cama y se han recuperado
– al estar preso y ser liberado
– al haber viajado y cruzado zonas deshabitadas por mas de 72 minutos

Baruj Atá Ado-nai, E-lo-henu melej haoplam, hagomel lejayabim tobot sheguemalani kol tub.

la congregacion responde:

Amén, HaE-l sheguemaleja kol tub, Hu igmaleja kol tub Sela.

él responde: Amén, ken iehí ratzon.

En Español :

Bendito Tu, Eterno, D’s nuestro, Rey del universo, quien otorga a los deudores favores, que me dio todo lo bueno.

la congregacion responde:

Amén, El Eterno, que te dio todo bueno, te de siempre lo bueno, eternamente.

él responde:Amén, que así sea su voluntad.

Aleinu leshabeaj

Todos los órdenes litúrgicos finalizan con Aleinu Leshabeaj, un profundo himno que nos reitera en nuestra fe y aplicación al servicio de Hashem, y a la misión del hombre como obra del Creador de trabajar denodadamente en pos del perfeccionamiento del universo.

Y para llevar al mundo entero a la visión del profeta, en el cual todos los pueblos y todas las lenguas reconocerán y venerarán al único Hashem, Eteno y alabado.

 

Afirmamos nuestra fe en Hashem, creador del universo. Agradecemos a nuestro Señor el habernos distinguido de los pueblos idólatras, acercándonos a su verdad. Nosotros reverenciamos y agradecemos al soberano del universo, el santo bendito que creó los cielos, y la tierra es su obra. El trono de su gloria está en los cielos y su magnificencia en las alturas celestiales. Él sólo es nuestro Hashem. Él es la suprema verdad y así está escrito en su Torá : “reconoce hoy y grábalo en tu corazón, que el eterno es Hashem y reina en los cielos y sobre la tierra. Él es único”.

Por lo tanto, confiamos en la pronta manifestación de tu gloria que hará desaparecer los falsos valores de la tierra y destruirá toda suerte de idolatría. Confiamos en un mundo mejor, orientado por nuestra fe en ti. Entonces la humanidad te invocará y todos los impíos tornarán hacia ti. Todo el universo reconocerá tu supremacía, todos los hombres pondrán en ti su esperanza. Tú serás la creencia de todos los seres humanos. Tú reinarás sobre el universo por siempre jamás, pues así está escrito en tu Torá : “el eterno reinará por siempre jamás”. Hashem reinará por toda la eternidad, entonces el eterno será único y hacia ti. Todo el universo reconocerá tu supremacía, todos los hombres pondrán en ti su esperanza. Tú serás la creencia de todos los seres humanos. Tú reinarás sobre el universo por siempre jamás, pues así está escrito en tu Torá : “el eterno reinará por siempre jamás”. Hashem reinará por toda la eternidad, entonces el eterno será único y su nombre único.

Aleinu leshabeaj laadon hakol, latet guedula leiotzer bereshit, shelo asanu kegoie haaratzot velo samanu kemishpejot haadama shelo sam jelkenu kahem vegoralenu kejol hamonam vaanajnu korim umishtajavim umodim lifne melej malje hamlajim hakadosh baruj hu.

She-hu note shamaim veiosed arets, umoshav iekaro bashamaim mimaal ushjinat uzo begobei meromim hu eloheinu ein od emet malkenu efes zulato kacatuv betorato, veiadata haiom vahashevota el lebabeja ki adona1hu ha-elohim bashamaim

Mimaal veal ha-arets mitajat ein od Beal ken nekabe leja Adon-ai eloeinu lirot meera betiferet uzeja leaabir gilulim min aaretz vehaelilim karot ikaretun letaken olam bemaljut shadai bejol bnei basar ikreeu bishmeja.

Leafnot eleja kol rishei aretz. Iakiru beiedu kol ioshebei tevel ki oleja tijra kol berej tishaba kol lahon. Lefanefa Adon-ai eloeinu ijrehu beiplu belijvod shimja iekar itenu bikablu julam et ol maljuteja betimloj aleihem mehera leolam vaed. Ki amaljut shelja hi uleolmei ad timloj bejabod. Kacatuv betorateja Adon-ai imloj leolam vaed.

Veneemar vehaia Adon-ai lelmlelej al kol haaretz. Baiom hahu ihie Adon-ai ejad, ushmo ejad.

Al finalizar la oración, se quitan los Tefilín de la siguiente forma: se desata la parte de la correa que rodea los dedos y se enrolla en el brazo. Se quita el Tefilín de la cabeza, se enrolla y se coloca a un lado en la bolsa de Tefilím, Se quita después el Tefilín del brazo, se enrolla y se coloca al otro lado de la bolsa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: