Bnei Anusim

Bnei Anusim de España

La comunidad judía medieval española, era de las más antiguas, florecientes y fructíferas de la época. A pesar de esto, a partir de 1391, terribles disturbios tuvieron lugar contra los judíos, resultando en olas de conversiones forzadas al catolicismo.

Esto, tuvo lugar hasta los años 1492, cuando los judíos fueron expulsados del reino de España. Muchos de estos conversos – conocidos con el término hebreo de Anusim (forzados) – conservaron su identidad judía y continuaron cumpliendo secretamente con algunas de las costumbres y tradiciones de sus ancestros. La huella de este fenómeno, el cual durante siglos fue cruelmente perseguido por la Inquisición, llega incluso hasta nuestros días. Uno de los más famosos ejemplo son los judíos de Palma de Mallorca, conocidos como “Chuetas”, quienes conservan su identidad hasta la actualidad.

Bnei Anusim de Portugal

En 1947, el Rey de Portugal, le dio a los judíos a elegir entre la conversión o la muerte, tan solo algunos eligieron por esta última, pero la mayor parte de la judería portuguesa optó por el bautizmo en contra de su voluntad. Sin embargo, la mayoría de estos “nuevos cristianos” hicieron todo lo posible para permanecer leales a sus raíces judías y para transmitir a las mismas de generación en generación. Mientras que algunos fueron descubiertos por la inquisición, otros lograron preservar y transmitir su identidad. Posiblemente, el ejemplo más famoso, es la comunidad de Belmonte, en el norte de Portugal, donde 150 Bnei Anusim fueron formalmente restaurados al pueblo judío por una corte rabínica enviada desde Israel.

Bnei Anusim de Brasil

Abierto el camino para el nuevo mundo, a partir del siglo XV, Brasil pasó a representar una vida mejor y la esperanza de retornar a su antigua religión. Durante varias décadas, la “gente de nación”, como eran conocidos los judíos portugueses, participaron de forma activa en la colonización y desarrollo de Brasil. Mientras tanto, las garras de la inquisición se extendieron a las nuevas colonias, pero esto no logró apagar las llamas del judaísmo. Muchas familias preservaron costumbres y rituales judíos, junto con la sensación de pertenencia al pueblo judío. Estos, fueron transmitidos de generación en generación hasta nuestros días.

Actualmente, un gran grupo de Bnei Anusim – descendientes de los Anusim – en España, Portugal, América y otros países, están recuperando su conciencia de pertenencia y reclaman su derecho histórico de retornar al seno del pueblo judío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: