Rabi. Akiva Ben Iosef

Akiva ben Iosef (50 –135 EC) (Hebreo: עקיבא) o simplemente Rabí Akiva fue un taná que vivió a finales del siglo I y principios del siglo II (los años de nacimiento y muerte mencionados son estimados). Perteneció a la tercera generación de Tanaim. Fue una gran autoridad en materia de tradición Judía, y uno de los esenciales contribuyentes a la Mishná y los Midrashim Halájicos. Es nombrado en el Talmud como “Rosh ha Jajamim” (Cabeza de todos los sabios). Si bien carecemos de datos históricos independientes de la tradición talmúdica, merece ser llamado el Padre del Judaísmo Rabínico.

Se carece de datos históricos fehacientes de Rabí Akiva, más allá del rico material dado por fuentes rabínicas, fundamentalmente en el Talmud.

Akiva ben Iosef (escrito עקיבא en el Talmud de Babilonia (Babli), עקיבה en el Talmud de Jerusalén (Jer.)— y también como עקביה), quien es normalmente llamado simplemente Akiva, proviene de una familia comparativamente humilde. Un malentendido en la comprensión del término “Zekut Abot”, unido a una tradición concerniente a Sisera, Capitán del ejército de Hazor, es la fuente de otra tradición que hace a Akiva descendiente de Sistera. Según el Talmud el padre fue un prosélito llamado Iosef.

Se sabe por tradición que Akiva fue en su juventud un pastor de ovejas, ignorante de las leyes y tradiciones, un “hombre del pueblo” am ha-aretz (Pes. 49b). De su esposa Raquel tenemos dos citas, la más aceptada la identifica como hija de Kalba Sabua, un rico residente de Jerusalén, que rechazó a su yerno, mientras otra nombra como suegro a un hombre común llamado Joshua.

A la edad de 40 años, siendo padre de una numerosa familia, Akiva decidió concurrir a la academia de su pueblo natal, Lod, dirigida por Eliezer ben Hircano, que fue la única persona que Akiva luego designaba como “Rabí“(maestro). Estos datos son importantes para fijar la fecha de su nacimiento. Es conocido que en los años 95–96 Akiva ya tenía gran prominencia, y luego, el estudió 13 años antes de ser el mismo un Maestro, por lo que el inicio de sus años de estudio debe ser alrededor de los años 75–80 EC. Consecuentemente, si aceptamos la tradición que Akiva tenía 40 años cuando comenzó sus estudios de la Torá, debe haber nacido entre los años 40 y 50 EC. Fuentes de la crítica bíblica mencionan que la cifra de “40 años” indica simplemente que era mayor que los demás alumnos, ya que el número 40 es interpretado como “mucho tiempo”, por ej. “40 años en el desierto”.

Además de Eliezer, Akiva tuvo otros maestros, principalmente Joshua ben Hananiá y Nahum de Gimzo. En cierto sentido Rabí Tarfón fue considerado uno de los maestros de Akiva, pero luego el alumno superó al maestro y Rabí Tarfón fue uno de los grandes admiradores de Akiva.[6] Probablemente Akiva permaneció en Lod mientras Eliezer moró allí, y luego llevó su propia escuela a Bnei Brak, que quedaba a cinco millas romanas de Yafo (lugar distante de la actual ciudad). Akiva también vivió algún tiempo en Zifrón, la actual Zafrán.

Algunas citas mencionan un viaje de Akiva a Roma en los años 95-96 EC, acompañado por Raban Gamliel, Rabbí Elazar ben Azaria y Rabí Yoshua para solicitarle al emperador Tito Flavio Domiciano que anule los decretos contra los judíos. No logran reunirse con el emperador, y tras su muerte, asume el emperador Nerva, que anuló el impuesto que debían pagar los judíos. Múltiples relatos del Talmud están asociados a este viaje.

Dentro de los sabios contemporáneos a Rabí Akiva que fueron influidos por su pensamiento podemos mencionar a Elisha ben Avuia, Eliezer ben Tzodok, Eleazar ben Azaria, Gamliel II, Yehuda ben Betheira, Iojanan ben Nuri, Rabí Iosei Haglili, Rabí Ismael, Janina ben Dosa, Simón ben Azai y Simón ben Zoma.

La academia de Bnei Brak tuvo gran renombre, y sus discípulos fueron numerosos, las citas talmúdicas llevan el número hasta 24.000, si bien no hay fuentes fidedignas que respalden esta cifra.

tumba de Rabí Akiva en

Rabí Akiva era uno de los miembros más activos del Sanedrín con sede en Yavne, y uno de los colaboradores más cercanos del Nasí Rabán Shimon ben Gamliel de Yavne. Al grupo de estudiosos nucleados alrededor de Akiva se lo denominaba “El viñedo de Yavne”, dentro de los que se destacaba Rabí Ismael ben Elisha.

Rabí Akiva tuvo una participación muy activa en la rebelión contra el Imperio Romano encabezada por Simón bar Kojba, a quien proclamó Mesías. Fue capturado por los Romanos y torturado hasta morir en Cesárea en el año 135 EC. La acusación fue violar los decretos de Adriano que prohibían la enseñanza de la Tora. Rabí Akiva fue torturado con peines de hierro calentados al rojo vivo con los que le arrancaban la piel y la carne, por lo que es considerado uno de los 10 mártires del judaísmo y su nombre es recordado en el servicio de Yom Kipur. La tradición cuenta que fue torturado en el momento de decir la plegaria del Shemá, que afirma la unicidad divina, y el extendió la palabra final Ejad (Uno) hasta fallecer.

Extracto de Wikipedia

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: